viernes, 27 de marzo de 2009

¿Debilucha o Erin Brockovich?

El otro día charlaba con un amigo sobre esto de ser una "mujer fuerte". Nos decíamos que, a pesar de tantas cagadas, tanta cosa mala dando vuelta, tanta (y me permito ser seudo-poeta) "lágrima derramada sobre las sábanas", hemos podido seguir y al parecer somos fuertes. Pero he ahí el dilema. ¿Lo somos? ¿O acaso con un pequeño empujón nos volvemos endebles como Olivia?


La figura de Erin se me vino a la cabeza. Una chica audaz, llena de responsabilidades, de problemas, de toda índole, y que logra lo que se propone. Obviamente es cine, y el cine ilusiona como un cartón de lotería o una tapita de coca cola. Erin nos muestra que sí se puede, que se sale adelante, que aun un desamor, una mala jugada, es posible afrontar. ¿Qué sucede, ahora, cuando vuelve y vuelve y vuelve? Siento muchas veces que la reiteración es parte del desafío. Erin no caería, Olivia siempre cae. Amo poder decir que lo he superado, pero odio sentir que aún no lo he hecho, cuando ese mismo problema vuelve a surgir. Los amores histéricos, la aparición de personas indeseadas, las mismas palabras que hieren de la misma forma, todo puede debilitar a Erin.


Asemejarse a ella no significa teñirse de rojo y operarse la nariz buscando la perfección de Julia, sino darle adelante, no aflojar. Las cosas van y vuelven, los mismos problemas lo hacen. Me siento a veces entre los dos tornados y las vacas voladoras, mirando la misma disquisición una y otra vez. Me digo entonces, muy fuerte y muy adentro: "¿cómo actuaría Erin? ¡Vos podés! ¡Vos podés!".

6 comentarios:

situpapateviera dijo...

Yo creo que mas que lárgimas derramadas
hay mucha "Andrea del Bocca" suelta.

G. dijo...

deberé colocar un filtro más duro entre esha y sho... alguno morirá: andrea o yo!

Pampas dijo...

Estimado, demás esta decir que es un tema deliberante, ser fuerte ante determinadas situaciones de la vida creo que depende si nos encuentran “parado o acostado” , simplemente en que circunstancias sucedan, habiendo tanta variedad de personalidades podemos llegar afirmar que existen “personas” que pueden resolver sus dilemas con mas facilidad que otras, pero de una u otra manera todo deja un cierto vestigio, todo nos va marcando con cruces de colores al transcurrir la vida.
El ser humano tiene la cualidad instintiva de sobreponerse, en ocasiones cuesta tiempo, días, meses años, de nuestro entorno, las almas que nos acompañan influyen significativamente, a grandes rasgos todos tenemos los mismos problemas, el trabajo, la familia, los amigos, el amor, el tan famoso y adulado amor, incluso algo tan extremista como ese sentimiento no tiene soluciones mágicas. Casualmente ayer mirando TV encontré una definición sobre el amor que puede arrimarse: somos como rocas, que nos vamos chocando entre si, al hacerlo algunas en cierto momento hacen chispas, de las cuales puede encenderse una especie de fuego mágico, ese fuego crece y es apasionante, único para ese instante, al pasar el tiempo se va debilitando hasta apagarse, solo quedan brazas y este el es momento en el cual debemos decidir si dejamos que lleguen a cenizas o ponemos nuestra perseverancia en mantener las brazas encendidas, eso seria tener en cuenta el compañerismo, la amistad, la paciencia, la bondad, el entendimiento, el verdadero amor.
Por ultimo, cada uno es como es, es difícil encontrar dos personas iguales en todos los aspectos, querer simular a alguien a veces ayuda, pero no es verdaderamente bueno para uno mismo, un profesor alguna vez me dijo : para ser feliz tenes que ser libre, para ser libre no tenes que tener ataduras en el alma.

G. dijo...

La libertè... siempre me pareció casi inalcanzable. Pero hay momentos, de plenitud, sería, donde se siente... q loco, no?

Proyecto María Castaña dijo...

Casi de todas las grandes calamidades nos podemos reponer, quedan secuelas, por supuesto. Pero caer y caer en los mismos errores una y otra vez tiene algo de masoquismo que hay que hablar con el terapeuta urgente. No creo en las fortalezas a lo Erin, me parecen manejos histéricos de poderosos mecanismos de defensa. A la larga, todas las Erin estallan en mil pedazos. Doy fe, porque lo fui por más de 30 años. Soy creyente de la vulnerabilidad, de la sensibilidad para hallar lo que realmente deseo, del instinto que me aleja de lo que me genera dolor.

Krystina dijo...

Hola. No lo conozco, pero quiero decirle algo. La historia de Erin Brockovich no fue solo una pelicula del cine--fue basada por la vida real de Erin Brockovich! No es cine, es la realidad! Si se puede.